BRUXISMO, EL ARTE DEL DETERIORO

Felipe Absalón, Bruxismo, apretar dientes, rechinar, desgaste excesivo, dolor, fracturas


 Algunas circunstancias, pensamientos, que pueden desencadenarnos nerviosismo, frustración o furia, llevándonos a tensiones tanto emocionales como físicas, produciendo el estrés, siendo éste, un enfrentamiento a una exigencia, oposiciones o retos.

 El estrés actúa en forma positiva cuando nos impulsa a realizar tareas con plazos por cumplir, en peligros en ciertos sitios; sin embargo, cuando se prolonga por tiempo indefinido, la ansiedad sustituye al factor o situación estresante y se convierte en negativo.  El primero es un estrés agudo, mientras que el segundo es un estrés crónico y justo éste, genera problemas en la salud.

Felipe Absalón, bruxismo, fracturas, apretar, rechinar los dientes, desgastes excesivos

 Entre ellos, lo que yo suelo denominar el “arte” de apretar y/o rechinar los tejidos dentales, mejor conocido como bruxismo.  El bruxismo generado por el estrés, en forma inconsciente, hace que la persona inicie apretando sus dientes superiores contra los inferiores, a lo que se denomina bruxismo céntrico.  La tensión muscular suele ser muy fuerte, lo que hace que los músculos masticatorios que son los temporales, maseteros, pterigoideos internos y pterigoideos externos, pueden estar ejerciendo mucha presión donde la mandíbula queda literalmente por medio de los dientes inferiores, clavados a los dientes superiores.  En muchas ocasiones sucede durante la noche, no porque sea la mejor hora, sino porque es cuando la persona duerme.  Dormida ejerce tensiones  que “consciente” no haría.  El tiempo que transcurre, no tan sólo esa noche, sino la suma de todas las noches que produce el bruxismo, que puede ser un período prolongado, meses, incluso años, son proporcionales a las consecuencias resultantes posteriores. El bruxismo excéntrico ejerce fuerza tensional con desplazamientos provocando fricción y rechinamiento del tejido dental.

 Mientras que el bruxismo céntrico produce abfracción, que son fracturas a nivel cervical, o sea, en el cuello dentario, signo característico, son la pérdida de tejido en dicha área a causa de la presión vertical.  El bruxismo excéntrico también produce desgaste por fricción como microfracturas en las superficies oclusales (caras masticatorias y bordes cortantes) de los dientes.

 El bruxismo de vigilia o de día, denominado también bricomanía, es el mismo proceso patológico, a pesar de que la persona está despierta realizando sus actividades, no suele ser consciente de que aprieta y/o fricciona los dientes, produciendo los mismos efectos que cuando lo hace dormida.  Por generalidad, quien lo padece de día, también lo realiza por la noche, sin embargo, hay personas que sólo es por la noche.

 Los problemas de bruxismo y bricomanía, no se limitan a la pérdida del tejido dental, incluso afecta, con mucho tiempo de antelación, a la musculatura.  Contracturas musculares de los músculos masticatorios, en ocasiones dolor a nivel dental al levantarse por las mañanas, dolor muscular en cuello, dolores de cabeza con cierta frecuencia, que muchas veces se confunden con migrañas.  A la palpación del área de cabeza, cuello, cara, encontramos que a la presión en zonas musculares hay dolor en varios de los músculos masticatorios ya mencionados, pero también en algunos puntos del músculo trapecio, esternocleidomastoideo, milohioideos, entre otros.  En un porcentaje importante, las cefaleas están presentes con frecuencia. Cuando el bruxismo aparece, suele ser el estrés crónico, por lo tanto, existen músculos por períodos prolongados con contracturas, incluso, existen pacientes con bruxismo por muchos años, eso contribuye a dolor muscular que puede extenderse en la espalda alta y baja, hombros.

 Hay que tener en cuenta, que la fuerza de mordida puede tener fluctuaciones de una persona a otra, por ejemplo, personas adultas de mediana edad, pueden alcanzar a ejercer una fuerza de mordida (FM) aproximada de 727 a 755 Newtons (N), equivalente a 74 a 77 kilogramos fuerza aproximadamente; considerando que no todos llegan a ejercer dicha presión de mordida, ya que influye edad, complexión, sexo, salud bucal, que puede llegar a reducir la fuerza de mordida a la mitad.  Estos parámetros influyen en la tensión vertical en el bruxismo, incluso la salud bucal como la enfermedad periodontal afecta la fuerza de mordida, el uso de prótesis removibles reducen también la tensión.  Pero independientemente de estos factores, dicha fuerza ejercida durante amplia parte de la noche o incluso en el día, afecta las áreas descritas con sus respectivos daños.

Felipe Absalón, bruxismo, bricomanía, apretar dientes, rechinar, fracturas, desgastes excesivos

 Otra patología que se desarrolla por el bruxismo es la reducción de la dimensión vertical, es decir, entre mayor desgaste y microfracturas se producen en la zona oclusal (masticatoria) y bordes incisales de los dientes anteriores, pierden longitud, con ello, conforme dicha pérdida se convierte en considerable, va afectando a la articulación temporomandibular (ATM), sin importar si ya ha sido afectada por otras causas anteladamente.  La pérdida de dimensión vertical hace que el cóndilo (extremo superior mandibular de su rama ascendente, que a través del menisco, articula en la cavidad glenoidea del cráneo), se posicione anormalmente hacia atrás, tensionando los ligamentos que forman parte de la ATM.  Otra consecuencia es que dicha fuerza vertical del bruxismo, hace que la articulación temporomandibular se compacte, puede producirse dolor, crepitación.  No todos los pacientes tienen problemas de ATM por bruxismo, pero pueden verse afectados si persiste el problema por largos períodos.

 La sensibilidad dental puede ir en aumento, por el desgaste severo y abfracciones.

 La posición dentaria normal, posee en ciertos movimientos, protección, como es la incisiva, canina, oclusal; ya que en movimientos de corte con los dientes anteriores, las demás piezas no hacen contacto, lo mismo sucede con el desgarre, cuando los caninos desgarran inferior con superior del mismo lado y las demás piezas dentarias no contactan.  Todo este sistema se ve afectado conforme el bruxismo hace estragos y como consecuencia, va afectando el sistema masticatorio, ya que las caras oclusales van con el tiempo aplanándose, disminuyendo su capacidad de trituración para ser enviado al estómago, que tendrá que ejercer mayor trabajo y gasto energético para el proceso digestivo, donde también podría repercutir.

 La curva de Spee y curva de Wilson, son curvaturas en la posición de las arcadas dentarias que amortiguan las fuerzas de mordida, al producirse desgastes severos, estas pueden reducirse, por lo tanto, lo mismo sucede con su función, ocasionando mayor fuerza tensional.

El tratamiento

 Para el tratamiento, primero realizo la anamnesis y procedo a solucionar los problemas del paciente, esto dependerá del daño presente en el momento del diagnóstico, del tiempo que ha estado presente el bruxismoUna parte del tratamiento son los planos de “mio-relajación”, que tienen ciertas características como rigidez, determinado grosor, contacto oclusal adecuado.  Las férulas flexibles no son nada recomendables, ya que llegan a estimular a morder y apretar aún más.  Tomo en consideración si hay afección, cuál y el grado del daño en la ATM (articulación temporomandibular).  Se valora el estado de todos los órganos dentarios para plantear la solución de los mismos.  Se proporciona al paciente ejercicios a realizar dependiendo de la necesidad.  No sólo considero el bruxismo en sí, sino todo lo que se desencadena con ello y el período de tiempo en que ha estado presente.


 Es indispensable en ciertos casos la colaboración interprofesional con Psicología para lograr manejar el estrés, la ansiedad que puede estar disparando el bruxismo.

Abrasión dental un
problema frecuente

Comentarios

Entradas populares de este blog

ABRASIÓN DENTAL, UN PROBLEMA FRECUENTE

RELACIÓN DEL DEPORTE CON LA ODONTOLOGÍA

ENFERMEDADES BUCALES POR LAS MASCARILLAS

ROUND 1 CORONAVIRUS VS MASCARILLA