CARACTERÍSTICAS DEL CEPILLO DENTAL

crónicas dentales, felipe absalón, características del cepillo dental, textura, tamaño, tiempo de uso, técnica de cepillado
CARACTERÍSTICAS DEL CEPILLO DENTAL


¿Qué características tiene que tener el cepillo dental que debo usar?

  Una de las preguntas que llega a hacerse una gran parte de la población en algún momento, ha sido si el cepillado que realiza en su boca es el correcto, si a esto, le añadimos que puede estar presentando algunos problemas como acumulación de residuos, sarro, entre otros, podemos “sospechar” que algo en nuestra higiene puede andar mal.

  Pero existe otra pregunta que muchas veces queda sin resolver, ¿qué tipo de cepillo uso?

  Habiendo en el mercado tantas marcas y cepillos dentales, donde somos bombardeados por los distintos diseños, dureza, texturas, ¿cuál es el indicado para cada boca?

 En principio, debemos considerar, que el cepillado es como la ducha diaria, es parte principal de limpieza e indispensable de nuestra boca y debemos realizarlo a diario.

  Empecemos por el tipo de cepillo, existiendo una gran variedad de formas, puntualicemos unas características del cepillo dental en forma general para la mayoría de las bocas.

  Hay 3 tipos de cepillos: de cerdas de textura suave, medianas y duras; aunque se suele recomendar la primera, también es verdad que está comprobado que la textura mediana limpia mejor que la suave y a su vez, la dura supera a la mediana.  Aunque la diferencia es mínima, también sucede que hay personas que les lastiman dichas texturas, sin embargo, la textura suave cumple sin problema la limpieza en forma eficaz sobre los tejidos bucales.  A pesar de que algunas personas hacen hincapié de que sienten mejor limpieza con su cepillo duro que el suave, influye la costumbre, al cambiar al suave, en un par de meses, la diferencia habrá quedado en el olvido.

Crónicas dentales, Felipe Absalón, Características del cepillo dental, tipos de cepillo, textura, tiempo de uso, técnica de cepillado


  El segundo punto sobre la forma de las cerdas, ya que presentan distintas formas, longitudes variadas en el mismo cepillo y claro, tamaños del cabezal.  Aquí aconsejamos un cepillo donde todas las cerdas sean del mismo tamaño, en la misma dirección que es perpendicular al plástico del cepillo, ya que existe una variedad con cerdas anguladas hacia todas direcciones.  Otro punto es el cabezal, el recomendado es de 4 filas por 12 ó 10 hileras, entre más grandes las cabezas con más hileras, peor se realiza el cepillado.

  Hay diseños de cepillos donde la publicidad te dirá que comprobado clínicamente remueven más placa que los cepillos normales (descritos en el párrafo anterior). Inclusive, tienen cerdas de nailon y de goma mezcladas entre otras, con angulación distinta cada sector del cepillo. En realidad, esas formas, la mitad de las cerdas, en muchos casos, no tocan tus dientes, eso los convierte en ineficaces, ya que el objetivo es que todas las cerdas sean funcionales en la higiene.

  Otro diseño, donde la idea fue buena, pero en la práctica no es muy funcional, son las cerdas donde todas son paralelas, perpendiculares al plástico, pero sus extremos libres que son las partes activas de las cerdas, las que hacen contacto con el tejido dental, forman algo similar a un oleaje, es decir, 1 hilera larga, las siguientes 3 un poco más cortas, la que sigue larga como la primera, seguidas de 3 más cortas como las segundas hasta el final.  La idea original en diseño, es bueno.  El objetivo es que las cerdas largas limpien entre los dientes, mientras las cortas, a su vez, higienicen las caras convexas de las piezas dentarias.  El problema es que no todos los dientes de las distintas personas son iguales, incluso, el diámetro anteroposterior en una misma boca, son diferentes, por lo tanto, en la práctica no es muy útil, ya que las cerdas largas pueden quedar limpiando las caras convexas dentales en lugar de la zona interdental, mientras que las cortas no llegaran a limpiar entre los dientes por razones obvias, a menos que ejerzamos una presión que haga que las largas se doblen para que las cortas lleguen mejor a las caras dentales, dicho dobles hará ineficaces a las cerdas largas en su trabajo.

Crónicas dentales, Felipe Absalón, cepillos inadecuados por sus diseños incorrectos, cepillos adecuados, técnica de cepilladoCrónicas dentales, Felipe Absalón, cepillos inadecuados por sus diseños incorrectos, cepillos adecuados, técnica de cepillado



  Otra idea fue un cepillo con las cerdas del mismo tamaño excepto en el extremo del cabezal, donde las 2 a 3 hileras iniciales sean más largas, estas serían destinadas a limpiar los últimos molares superiores, en su cara posterior, en cualquier otra posición, ese penacho de cerdas, está de sobra, ya que formarán un ángulo “vacío” entre dichas cerdas y las que le siguen  más cortas quedando inactivas estas últimas, causando que la zona correspondiente no sea higienizada.

  ¿Qué ventajas tiene un cepillo tradicional contra los nuevos diseños?

  Las ventajas de utilizar un cepillo con las cerdas del mismo tamaño y dirección vertical, independientemente si tu gusto es de textura suave, mediano o duro, es que con el uso adecuado, todas las cerdas estarán activas limpiando tus dientes en las distintas zonas dentales.

  ¿Cuándo cambiar el cepillo?

  Un punto importante a saber sobre los cepillos, es conocer cuándo desecharlos, porque la publicidad indica siempre que a los 3 meses, siendo una información que considero totalmente incorrecta por 2 aspectos.  El primero, al cepillarnos, las cerdas empezarán a doblarse y cuando dichas cerdas se encuentran con cierta curvatura, hay que desecharlos.  Al realizar la técnica de cepillado adecuada, suele suceder entre 3 y 4 “semanas”, no meses; hablando de una persona que se cepille entre 2 y 3 veces al día. Otro motivo por el cual no se debe cambiar a los 3 meses, es porque está comprobado, que conforme pasan los días, los cepillos van acumulando bacterias, justo este es el segundo motivo por el que se debe cambiar cada mes, o dicho de otra manera, entre 3 a 4 “semanas” de uso.


Crónicas dentales, Felipe Absalón, tipos de cepillo, textura, tamaño, tiempo de uso, técnica de cepillado


  Un aspecto curioso, que suele suceder, es que una persona que tenga su cepillo dental como nuevo o casi como nuevo durante 6 meses, es el mejor indicador de una mala higiene o simplemente, escaso uso del cepillo.

 También contamos con los cepillos eléctricos, su diseño redondeado y movimientos circulares dan la efectividad necesaria para el cepillado individual de los dientes.

  Nota: El término dientes, no sólo se refiere a las anteriores, sino a todas las piezas dentarias de la boca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PAPILITIS LINGUAL

ABRASIÓN DENTAL, UN PROBLEMA FRECUENTE

RELACIÓN DEL DEPORTE CON LA ODONTOLOGÍA

ENFERMEDADES BUCALES POR LAS MASCARILLAS

BRUXISMO, EL ARTE DEL DETERIORO