PERIODONTITIS

 

Periodontitis secuela de la gingivitis, sarro, inflamación y dolor de encías, pérdida dental

  La gingivitis no tratada, da continuidad a otra enfermedad de los tejidos periodontales, la periodontitis, es el siguiente estadio a la gingivitis.

  Esta enfermedad se caracteriza por pérdida ósea y como consecuencia, también de la membrana o ligamento periodontal, donde la encía puede actuar de dos formas, permanecer en su sitio cerca de los cuellos dentales o migrar apicalmente (hacia la punta radicular), a la altura del hueso perdido.  Si sucede lo primero, la encía quede sobre la raíz descubierta  por el hueso perdido, pero sobrepuesta, no existe unión entre cemento radicular y encía (la gíngiva adherida que ya no lo está).

  En esas condiciones se forma lo que se llama bolsa periodontal, ya que a la falta de unión de estos tejidos por la pérdida ósea, se pueden formar depósitos tanto de residuos alimenticios como de microorganismos entre el cemento radicular y la encía sobrepuesta a éste, agravando la enfermedad.

  Periodontitis crónica del adulto tipo I: Se presenta en personas de 30 años en adelante.  La inflamación gingival y la pérdida ósea es variable con la formación de bolsas.  El proceso es de lenta evolución con  fases agudas y fases de remisión, en toda la boca o sólo algunas zonas afectadas.  Puede ser recurrente (recidivante o refractaria).

  Periodontitis de progresión rápida, tipo II: Aparece entre los 18 a los 35 años, siendo poco prevalente.  Presenta ciclos de agudeza-remisión variable donde presenta lesiones que destruyen hueso rápidamente, la cantidad de placa es variable y no suele presentar dolor.

  Periodontitis asociada a patologías sistémicas, tipo III: En pacientes infectados con el VIH, se presenta con muerte celular (necrosis) en la gíngiva, perdida ósea, dolor con ciclos de sangrado.

Bacterias que producen la enfermedad periodontal, subgingival, supragingival, pérdida de hueso

  Periodontitis Prepuberal: Aparece cuando los niños les erupcionan los dientes temporales y en la pérdida dental con inflamación, presentan necrosis gingival asociada a bacterias distintas al adulto, aparece en forma parcial o general.

  Periodontitis juvenil: Se presenta entre las 14 y 19 años, principalmente en incisivos y molares.  La placa bacteriana es reducida y la gíngiva está afectadaen forma ligera o normal, sin embargo, la pérdida ósea es acelerada, suele ser indolora.

  Periodontitis ulceronecrozante tipo IV (PUN): Es una periodontitis muy dañina y destructiva, aparece como secuela de una Gingivitis Ulceronecrozante AgudaGUNA, cuando no es tratada aparece el PUN, es agresiva produciendo necrosis gingival, la pérdida ósea sobretodo interdental, se forman cráteres, doloroso, halitosis muy fétido.


  Todas las bolsas que se forman, funcionan como reservorios de placa bacteriana, como restos alimenticios y formándose cálculos dentales o sarro.  Todo esto favorece a la actuación bacteriana para seguir afectando al hueso alveolar, donde la pérdida del mismo, da como resultado la movilidad dental, donde entre mayor pérdida ósea es directamente proporcional a la movilidad dental de la zona o zonas perdidas.  Llegando a la pérdida dental.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ABRASIÓN DENTAL, UN PROBLEMA FRECUENTE

RELACIÓN DEL DEPORTE CON LA ODONTOLOGÍA

PAPILITIS LINGUAL

BRUXISMO, EL ARTE DEL DETERIORO

ENFERMEDADES BUCALES POR LAS MASCARILLAS