Alzhéimer y Encías

Relación de enfermedad periodontal y enfermedad de Alzheimer
Fotografía de fondo: Gerd Altmann y de primer plano: Anastasiya Babienko

  Cómo pensar, que un problema en las encías pueda tener relación con la enfermedad de Alzheimer, o ¿puede que sea más que una simple relación?

  El profesor de la Universidad de Goethe y médico en el hospital psiquiátrico de Frankfurt, en Alemania, el Dr. Alois Alzheimer, estaba convencido, en 1888, que existían enfermedades del cerebro semejantes a las que hay en el cuerpo, en el año de 1901, en dicho hospital fue ingresada Auguste Deter.

  Mujer de 51 años de edad, trabajaba en el hogar, presentaba pérdida de memoria, disminución de la comprensión, alucinaciones auditivas, desorientación, paranoia, comportamiento impredecible, afasia, incapacidad psicosocial, lograba identificar ciertos objetos pero no realizar un simple dictado corto por no poder retener lo que se le indicaba a pesar de ser algo familiar para ella por años.  El Dr. Alzheimer, después de la muerte de la paciente, analizó su cerebro descubriendo placas seniles a lo que bautizó como "enfermedad del olvido", posteriormente, presentó el caso a la sociedad científica y revistas de prestigio de la época.

  Pasó más de un siglo para que la medicina moderna pudiese identificar algún componente genético para generar la enfermedad de Alzheimer.

  ¿Y en Boca?

  Hay pacientes que pueden presentar inflamación en las encías, con sangrado, dolor, posteriormente, aunque no sea consciente de pérdida ósea que soporta los dientes, inicia una movilidad dental ligera que puede ir incrementándose en ciertas piezas dentales.  Esta es una enfermedad bucal llamada periodontitis.

  Esta es producida por bacterias que colonizan los tejidos como son las Porphyromonas gingivalis, Tannerella forsythia, aggregatibacter actinomycetemcomitans, Treponema denticola, a esto se añaden microorganismos oportunistas, a su vez, la reducción del sistema inmune bucal, hacen que se desarrolle la enfermedad periodontal.

  ¿Qué tiene en común la enfermedad de Alzheimer con la Enfermedad Periodontal?

  En estudios científicos recientes, se analizaron tejido cerebral y líquido cefalorraquídeo tanto de pacientes vivos como cadáveres.  A su vez, el análisis se extendió a la saliva.  El factor común fue que dichos pacientes, hubiesen sido diagnosticados, indicios o con sospecha de haber tenido la enfermedad de Alzheimer.  Otro factor común fue que dichos pacientes también presentaban enfermedad periodontal crónica.

  En las investigaciones encontraron en dichas muestras cerebrales una bacteria llamada Porphyromonas gingivalis, una bacteria causante de la periodontitis, principalmente en la enfermedad crónica.  Esta bacteria, se ha demostrado que se transporta de la cavidad bucal hasta tejidos cerebrales y es capaz de matar neuronas gracias a su proteína gingipain que resulta tener alta toxicidad.

  Esta bacteria resulta ser fundamental en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer según dicha investigación, que corona en un nuevo medicamento que se considera podrá tratar de forma adecuada dicha demencia, pero estará a prueba como toda medicación protocolaria por el tiempo estipulado para su salida al mercado.

  Sin embargo, otros investigadores confirman que dicha indagación se suma a la confirmación de la relación de la enfermedad bucal, específicamente de las encías (gingival), está vinculada con demencias, no se puede aún considerar determinante, que dicha bacteria sea la responsable de la enfermedad de Alzheimer.

  Los estudios realizados parece vincular ambas enfermedades, ya que los seguimientos de pacientes parece demostrar que los pacientes con enfermedades gingivales crónicas, que se desarrollan por muchos años, son más propensos al desarrollo de la demencia, a su vez, el deterioro cognitivo es superior en pacientes con periodontitis crónica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PAPILITIS LINGUAL

ABRASIÓN DENTAL, UN PROBLEMA FRECUENTE

RELACIÓN DEL DEPORTE CON LA ODONTOLOGÍA

ENFERMEDADES BUCALES POR LAS MASCARILLAS

BRUXISMO, EL ARTE DEL DETERIORO