LEUCOPLASIA

Lesión premaligna, cáncer oral
Fotografía: Andrea Piacquadio

    La lesión denominada Leucoplasia, es con predominio de color blanco, considerada premaligna, con tendencia a la conversión cancerígena.  Sin embargo por ser premaligna, no significa que lo sea, hay un porcentaje alto que llega a ser benigna.

    La Organización Mundial de la Salud, la determina como una entidad clínica y patología bien diferenciada, caracterizada como placas o manchas predominantemente blancas, pudiendo convertirse en una patología maligna, por ello, este hecho, la hace considerarse como premaligna.

    La prevalencia mundial, en diversificadas investigaciones de diversos países, arrojan una incidencia de estas lesiones del 2,6%, y suele aparecer entre los 40 hasta los 70 años de edad, sin embargo, también aparecen en personas jóvenes por causas que expondré más adelante.  Se pueden distinguir con mayor frecuencia en hombres que en mujeres de 3:1.

    Causas

    Una de las causas más relevantes es el tabaquismo, ya que en fumadores se llega a presentar hasta 7 veces más que en no fumadores.  El tabaco también es otro factor que influye en la formación de estas placas o manchas blancas.

    Otra de las causas son los virus, como por ejemplo el virus del papiloma humano, VPH, que en determinados estudios arrojan un 20% de los casos, aunque en realidad, no puede determinarse como causa probable.  También un tipo de Leucoplasia como la vellosa, puede producirla el Virus Epstein Barr, VEB, sobre todo en pacientes inmunosuprimidos por el Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH.  En estudios se arroja una diferencia que va del 4,2% al 26% como Leucoplasias idiopáticas, es decir, que se desconoce la causa.

    La leucoplasia puede formarse por un traumatismo como prótesis desajustadas, morderse los carrillos (parte interna de las mejillas, la parte mucosa), por bordes filosos de los dientes, coronas artificiales o restauraciones directas afiladas.  Consumo de alcohol y fumar o masticar tabaco en forma habitual.

    Síntomas

    Se presenta en muchas ocasiones en la lengua, en el dorso, en los bordes de la misma; también en la mucosa de los carrillos.  Son placas elevadas levemente duras de color blanco, pueden llegar a ser grisáceas, el contorno irregular, que no pueden ser raspadas, llegando a ser dolorosas por factores como alimentos condimentados, ácidos e irritantes como el picante.

    Diagnóstico Diferencial

    Es fundamental distinguir la Leucoplasia de otras lesiones como liquen plano, candidiasis, lupus eritematoso, lesiones blancas hereditarias y lesiones traumáticas.

    Exámenes de Diagnóstico

    Es necesaria la biopsia para llegar a un diagnóstico, para concluir si es una lesión benigna o ha tenido una transformación a cáncer oral.

    Tratamiento

    En ocasiones el tratamiento llega a ser muy simple, si se ha producido por factores traumáticos, identificándolo y eliminando dicho factor, remite la lesión, esto es, si es por prótesis desajustadas o piezas dentales con filo corrigiéndolos.  En el caso de las lesiones de leucoplasia producidas por el tabaco, logran desparecer en un año cuando se ha dejado de fumar en un 50% hasta 78%; de la misma forma con el alcohol.

    Los fármacos antivirales logran hacer remitir las placas blancas en caso de ser la causa, aunque también la aplicación tópica en la placa.

    La intervención quirúrgica para su eliminación o uso de láser.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PAPILITIS LINGUAL

ENFERMEDADES BUCALES POR LAS MASCARILLAS

ABRASIÓN DENTAL, UN PROBLEMA FRECUENTE

CARACTERÍSTICAS DEL CEPILLO DENTAL

ALIMENTOS QUE FAVORECEN LA CARIES DENTAL