LACTANCIA Y SALUD BUCAL DEL BEBÉ

Relación entre amamantar al bebé con la salud bucal
Fotografía: Anna Shvets


 Excepcionalmente cuando una madre está con regularidad bajo los efectos del alcohol y/o drogas ilegales, como determinadas enfermedades o medicación; por generalidad, se aconseja siempre proporcionar leche materna a los bebés, ya que la leche materna es una fuente alimenticia muy completa para ellos.  A su vez, las madres se ven beneficiadas, ya que el hecho de amamantar reduce la posibilidad de algunos tipos de cáncer.

 Entre los beneficios para los bebés, se reduce la posibilidad de muerte súbita, aumenta el porcentaje de supervivencia, fortalece su sistema inmunológico.  También se considera que reduce las enfermedades alérgicas como el mejor desarrollo cognitivo, sin embargo, éstas últimas, tendrán que ser investigadas a mayor profundidad para su corroboración.

 La leche materna está compuesta por carbohidratos, proteínas, grasas, minerales, vitaminas, hormonas y anticuerpos, lo que mejora su estado de salud, reduciendo problemas respiratorios como bronquitis, neumonías y hasta el 50% del síndrome de muerte súbita del lactante; contribuye a la prevención de diarreas, vómitos, mejora la memoria y la concentración.

 Los beneficios para la madre que amamanta a su bebé, son la reducción de la posibilidad de tener diabetes mellitus, cáncer de mama y de ovarios, osteoporosis, enfermedades cardiacas.  Otras ventajas son el incremento de la hormona oxitocina, la cual tiene el efecto de hacer que el útero, después del parto, se restablezca más rápido.  El lazo que se forma entre madre e hijo, reduce también la depresión postparto como la hipertensión.

Relación entre la Lactancia y la Salud bucal

 Los bebés se ven también favorecidos, ya que a la acción de succión del pecho materno, ejercitan la musculatura bucal como el desarrollo de los tejidos peribucales, esto a su vez, conlleva que se tenga una mejoría en la pronunciación.

 Otro factor beneficioso a la acción de que el bebé reciba el pecho materno, es el crecimiento de la mandíbula que afectará positivamente en las etapas posteriores del desarrollo.  A su vez, esto afecta para una buena respiración durante la etapa del sueño, también mejora su digestión y lo protege.

 El bebé aprende a deglutir, a una respiración conveniente, se vuelve más apto a la fonación y masticación.




Comentarios

Entradas populares de este blog

PAPILITIS LINGUAL

ENFERMEDADES BUCALES POR LAS MASCARILLAS

CARACTERÍSTICAS DEL CEPILLO DENTAL

ABRASIÓN DENTAL, UN PROBLEMA FRECUENTE

ALIMENTOS QUE FAVORECEN LA CARIES DENTAL